miércoles, 1 de diciembre de 2010

Las tres hijas. Tri kćeri. De drie dochters


Garza, Colibrí y Tirria, las tres hijas reconocidas de Xindansvinto, con sus galas de honor. Garza y Colibrí ataviadas con sus tocados, mientras que Tirria luce el medallón distintivo de su alta alcurnia.

Garza, Colibrí i Tirria, tri kćeri Xindansvinto priznata, sa svojim trappings čast. Garza i Colibri odjeveni u kape, dok je nosio medaljon Tirria znak njegova visokog ranga.

Garza, Colibri en Tirria, de drie dochters Xindansvinto erkend, met haar attributen van eer. Garza en Colibri gekleed in hun hoeden, terwijl het dragen van het medaillon Tirria kenmerk van zijn hoge rang.

4 comentarios:

  1. Muy amable, Sr. Xindansvinto, debo reconocer que su majestad tiene unas hijas muy agraciadas. Particularmente me atrevo a sugerir que Graza y Colibrí me resultan especialmente sugerentes, no lo digo por menospreciar a Tirria, cuyo propio nombre indica la sensación que acaso algún desconsiderado pudiera manifestar, al fin y al cabo sobre gustos no hay nada escrito (o quizá lo hay y mucho) y mis gustos son sólo míos.
    Por cierto, Majestad, he visto que a su séquito se ha unido una amable señorita de nombre Montse, trátela bien que es amiga, además de guapa, y por si esto fuera poco también es portadora del maravilloso don del sentido del humor.
    Reiterando mis humildes agradecimientos me despido de vos hasta la próxima ocasión.
    Muy agradecido también por su comentario en mi blog, muy conciso y acertado, como no podía ser de otra manera.

    ResponderEliminar
  2. Ops! Lamento molestarte de nuevo pero he apreciado un error en mi anterior comentario, dije "Graza" en lugar de "Garza", en absoluto es un lapsus propiciado por los dos hermosos bultos (que no son de grasa) con que Garza ornamenta su lindo tórax.
    De nuevo me despido de vos.

    ResponderEliminar
  3. Ainssss Acapu en que estarias pensando jajajaja.
    Por cierto gracias por presentarme ante el Sr. Xindasvinto, con honores por cierto de los que no soy merecedora, pero que me halagan sobremanera.
    Majestad, yo creo que alguna de sus hijas aceptó pulpo como tocado en vez de animal de compañía... bueno a lo que voy, que luego me pierdo y no hay dios que me encuentre...Yo estoy totalmente en desacuerdo con Acapu, creo que Tirria es la más hermosa de las 3...esa nariz chatita...esos morritos, quizás le vendría bien cambiar de peluquero, pero por lo demás creo que va a ser la primera en casarse.
    Un afectuoso ¿beso? ¿abrazo? ¿inclinación lumbar? no se muy bien como tratarle sin salirme del protocolo majestad.

    ResponderEliminar
  4. Montse, Acapu, sean muy agradecidos por su amabilidad. En este sentido, debiéramos aclarar que cada época tiene su ars amandi, que expone y desarrolla las condiciones en que el amor se dice, se forma, y su conducta se “normaliza” como entidad. Amar, por tanto, es un acto delimitado a cada época y a cada mundo. Como diría el escritor François de La Rochefoucauld, «Hay mucha gente que jamás se habría enamorado de no ser porque oyó hablar de amor». Por otro lado, llevar un pulpo vivo sobre la cabeza doce horas al día no lo arregla cualquier peluquero. Mientras que el tocado no deja de ser un homenaje obligado a las gestas de nuestros ancestros, como el "Conflicto octogenario" que ya tuvimos oportunidad de comentar días atrás. Sean bienvenidos y gozosos en nuestro mundo paralelo a través del tiempo.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.