viernes, 28 de enero de 2011

El patriota ingenioso

Habiendo obtenido una audiencia de Xindansvinto, un Patriota Ingenioso sacó un papel de su bolsillo, diciendo:

— Majestad, tengo aquí la fórmula para construir unas planchas de metal que ningún cañón puede atravesar. Si esas planchas son adaptadas a los buques de la Marina Real, nuestra flota de guerra será invulnerable, y, por lo tanto, invencible. Van incluidos también los informes de los ministros de Vuestra Majestad, atestiguando lo valioso del invento. Cifro mis derechos de autor en un millón de iturris.

Después de examinar los documentos, Xindansvinto los dejó a un lado y prometió al Patriota Ingenioso que le haría extender un pagaré de un millón de iturris por el Ministro del Departamento de Extorsión de Octopus.

— Y aquí —dijo el Patriota Ingenioso, sacando otro papel de otro bolsillo— tengo los planos de un cañón que he inventado y que puede atravesar aquellas planchas. El hermano de Vuestra Majestad, el Emperador de Persia, tiene muchos deseos de comprarlo, pero mi lealtad al trono y a la persona de Vuestra Majestad me impulsa a ofrecérselo primero a Vuestra Majestad. El precio es un millón de iturris.

Habiendo recibido la promesa de otro pagaré, el Patriota Ingenioso introdujo su mano en otro de sus bolsillos, mientras observaba:

— El precio de ese irresistible cañón hubiera sido mucho mayor, Vuestra Majestad, de no mediar el hecho de que sus proyectiles pueden ser neutralizados eficazmente por medio de mi sistema de tratar las planchas de metal con un nuevo...

Xindansvinto hizo una seña al Gran Factótum para que se acercara.

— Registra a ese hombre —dijo—, y dime cuántos bolsillos tiene.

— Cuarenta y tres, Vuestra Majestad —dijo el Gran Factótum, cuando hubo terminado el registro.

— ¡Oh Majestad! —gritó el Patriota Ingenioso, aterrorizado—. Uno de ellos contiene tabaco.

— Cógelo por las piernas, ponle boca abajo y sacúdele —dijo Xindansvinto—. Luego dale un pagaré de cuarenta y dos millones de iturris y haz que le corten la cabeza. Y prepara un decreto estableciendo que, en adelante, el ingenio será castigado con la pena de muerte.

6 comentarios:

  1. 43 bolsillos. Es cierto que usted le cortó la cabeza, pero le ha pagado. Demuestra su benevolencia. ¡Ingenio caca! A sus pies.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el cartel, Majestad, cuanta carne se manda al asador con la excusa de la madre patria...

    Del cuentecillo Ambrosiano me ha gustado sobremanera la referencia a los derechos de autor, tema tan en boga en los ciberespacios allá por el 2011.

    Bueno, yo me retiro a dibujar arabescos, que es lo mío.

    Haya salud.

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha gustado muchisimo, en lo que DDmx ve benevolencia, yo veo honor y justicia de monarca, lo cual no es algo que yo desconociera.

    Estoy con Acapu en lo de la "excusa". Hubo un tiempo, en el que reflexioné, lo no casual, de las enfermedades, vacunas, remedios y entuertos, por los que pasaba nuestra sociedad. Cuanto más leía y escuchaba, más reafirmaba la sentencia, de la que hoy no me despego.

    Como decía Anthony Hopkins, en no me acuerdo que película, "la respuesta al noveinta por ciento de las preguntas es: Dinero".

    Increible que todavía haya gente, que le eche la culpa al cielo por consentir, lo que ellos mismos tanto se afanan en crear.

    Muy buena la entrada, me ha gustado muchisimo.

    1000 besos de su octopusiana observadora.

    ResponderEliminar
  4. El ingenio castiga al reino, ya sea que se lo premie o se lo castigue. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Lástima , que injusticia que el ingenio se pague tan caro...

    ResponderEliminar
  6. Gran historia, por eso en mi caso he abandonado el mundo de los planos.
    Pues que decir, lo que el ingenio de este patriota ingenioso, no le permitió, fue diseñar una armadura para sus negociaciones con la monarquía.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.