domingo, 20 de febrero de 2011

El quiste de Baker



quis talia fando
temperet a lacrimis?

“¿Quién, oyendo esto,
contendrá las lágrimas?”
Virgilio, Eneida, II, 6 y 8





«Aquella mañana me desperté con el hiperónimo hecho un desastre. Ignoraba el porqué. Pronto me di cuenta que el dolor que me producía el lexema derecho era pluscuamperfecto. Me tomé dos logaritmos acompañados por un chupito de güisqui. La mejoría fue instantánea. La hipotenusa recobró el esplendor de todos los días, aunque con mucha pena para mis complementos circunstanciales que seguían sin muestras de vida. Me senté en el sofá esperando que con las horas pasara el dolor y que, en algún momento, el pleonasmo de la felicidad se pintara en mis catetos. Pero ni así...»

Baker se no se amilanó, aunque sospechara que algo no marchaba bien en aquella introspección, y consultó sus esdrújulas. Efectivamente, la acumulación de líquido articular derramado en el hueco poplíteo se le había enquistado como un espeleotema en una gruta kárstica. Un aumento progresivo de tamaño por el acúmulo de líquido sinovial en la bursa gastrocnemiosemimembranosa como consecuencia del mecanismo valvular generalmente era asintomático, pero, al ser tan grande, le había desarrollado una gonalgia posterior y condilar que se iba acrecentando aun sin flexionar la rodilla.

El extraordinario suceso, que se puede tener por aventura, que le sucedió a Bebe Baker.

5 comentarios:

  1. Que aritmetica tan bonita. A sus pies y un abrazo Xindasvinto.

    ResponderEliminar
  2. Los males del cuerpo son alimentados por infinitas ciencias y varias artes. Los males del alma son infinitos. Un saludo Majestad.

    ResponderEliminar
  3. Una vez más se demuestra que hasta la sintaxis puede bailar con lo matemático. Me ha encantado, como siempre. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. No hay sintaxis ni gramática ni matemática, por pluscuamperfecta que se arrogue ser, que pueda vivir al margen de un cuerpo, con su tacto, con su vista, con su oído, con su gusto y con su olfato.
    Y esto no lo digo yo, lo dijo una dulce y jovial Julie Andrews vestida de Mary Poppins cuando cantaba aquello de "Supercalifragilisticoespialidoso"
    Lástima que por desavenencias entre el productor y el director (que terminó en reyerta una noche de luna llena a golpe de navaja) la otra canción estrella, la "Bursastrocnemiosemimembranosaysiemprevalvulosa" fuera suprimida y no goce del favor del gran público, pero qué le vamos a hacer, así se escribe la historia de la física cuántica.

    Un arabesco dibujado en el aire con total respetuosidad, Majestad.

    ResponderEliminar
  5. Le deseamos a Bebe una pronta mejoría para que nos siga deleitando con sus bailes de salón.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.