jueves, 14 de abril de 2011

Conflicto electrodoméstico

— Hum... Parece como si hubieras estado llorando, ¿qué ha pasado?
Martha apartó la mano que su marido acababa de colocar bajo su barbilla y, dejando caer la cabeza, contestó:
— Nada. Simplemente me sentía un poco melancólica.
— ¿Tiene algo que ver con Eric?
— ¡Oh, no! Es un niño ideal. Un digno producto de la crianza mecánica. Con una niñera como la que tiene, Eric jamás dará problemas a sus padres.
— ¿Está dormido?
— Le está contando su habitual cuento de antes de dormirse. Entré hace diez minutos. Estaba sentado en su cuna, con el rostro iluminado, mirando con gesto de adoración a su amada Cibela. Al principio ni siquiera me vio, pero cuando me acerqué para darle un beso me apartó con sus dos manitas, como si tratara de decirme que esperase hasta que el cuento acabara. Por supuesto, una madre no es una máquina electrónica; puede esperar.
— ¿Qué hizo Cibela?
— La encantadora, astuta y sensata Cibela estuvo en su punto, como siempre. Dijo: «Eric, da a tu madre, con la que estás unido por lazos de sangre, un gran beso de buenas noches. ¿No recuerdas lo que te conté acerca de la división cromosómica?».
— ¿Por qué odias tanto a Cibela?
Los ojos de Martha se llenaron de lágrimas.
— ¡Ya no puedo soportarlo más, Luff! ¡Compréndelo! ¡A cada paso que doy, siento siempre sobre mí la superioridad de esa máquina pensante! Apenas transcurre un día sin que me haga notar mi inferioridad. ¡Por favor, haz algo! ¿Por qué tienen que ser tan horriblemente inteligentes esas máquinas? ¿No podrían llevar a cabo sus tareas sin serlo? ¿Quién necesita que sean así?
— Es algo que nosotros no podemos cambiar. Las leyes de la autoorganización son las responsables. No podemos hacer nada en lo que se refiere a sus tendencias individuales y, ni siquiera, por muy lamentable que sea, en lo que concierne a su genio. ¿Quieres que solicite otro robot para sustituirla?
— Por desgracia, eso es imposible; porque Eric simplemente la ama. Sería mejor hacer algo para que fuera un poco más estúpida. Creo que entonces todo sería más fácil.
— ¡Pero eso sería un crimen! ¡Ya sabes que la ley ha hecho a los robots pensantes iguales al ser humano!
— Entonces, habla tú con ella. Hoy me ha dicho una cosa tan terrible que ni siquiera supe cómo responder. Me sentí como perdida. ¡No, ya no puedo seguir soportando esta humillación!
— ¡Silencio! Ahí viene. Procura reponerte.
— ¡Hola, patrón!
— ¿A qué viene esto, Cibela? Ya sabes que una máquina NMK no tiene que usar ese vocablo.
— Bueno, pensé que a Martha le gustaría. Siempre le encanta enfatizar las diferencias entre el amo de la creación y la máquina fabricada.—Martha se llevó un pañuelo a los ojos y salió corriendo de la habitación.— ¿Eso es todo? —preguntó Cibela.
— Sí, puedes irte.
Unos diez minutos más tarde, Luff entró en la cocina.
— ¿Qué haces ahora, Cibela?
Con movimientos mesurados, Cibela extrajo un rollo de microfilm desde un receptáculo que se abría en su sien.
— Estaba estudiando pintura flamenca. Mañana es mi día libre y me gustaría ver a mi descendiente. Sus profesores dicen que tiene talento para pintar, pero me temo que no recibe un entrenamiento artístico suficiente en esa escuela. Quiero compensar eso en mis días libres.
— ¿Qué sucedió hoy entre Martha y tú?
— Nada especial. Estaba limpiando la mesa por la mañana cuando, por pura casualidad, le di una ojeada a una de las páginas de su tesis, y me fijé en dos errores esenciales en la fórmula del ácido nucleico. Hubiese sido estúpido por mi parte no decírselo a Martha. Simplemente, quise ayudarla.
— Y después, ¿qué ocurrió?
— Comenzó a llorar y dijo que ella es un ser humano vivo y no un robot, y que tener al lado una máquina sermoneándola todo el tiempo le resultaba tan desagradable como besar una nevera.
— Y tú, por supuesto, le respondiste, ¿no?
— Sí, dije que si ella pudiese satisfacer sus instintos de procreación mediante la ayuda de una nevera, probablemente no hallaría nada reprensible en besarla.
— Comprendo. Pero no fue muy educado por tu parte mencionar eso de los instintos.
— No quise herir sus sentimientos. Sencillamente, traté de hacerle ver que todo es relativo.
— Por favor, ten un poco más de tacto con Martha. Se siente muy ofendida.
— Sí, patrón.
Luff frunció el ceño al oír la palabra «patrón». Abandonó la estancia y se dirigió al dormitorio. Martha estaba dormida, con el rostro oculto en la almohada. De vez en cuando suspiraba profundamente. Tratando de no despertarla, Luff se aproximó de puntillas hasta un diván cercano y allí se tendió. Se sentía profundamente disgustado.
Mientras tanto, en la cocina, Cibela pensaba, y no por vez primera, que su permanente contacto con los seres humanos se estaba haciendo insoportable; que nadie podía esperar que las máquinas, ya mucho más inteligentes que el ser humano, estuviesen siempre expresándose en términos de eterna gratitud hacia sus creadores; y que, de no ser por el afecto maternal que sentía hacia su pequeño ciberniño, que sólo la tenía a ella en el mundo, gustosamente se habría arrojado por la ventana de aquel vigésimo piso.

11 comentarios:

  1. Bueno, es mejor enamorarse de una bune a I.A. que de una mala I.N.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado y el link a la otra página es genial! eso de estar siempre agradecido a los creadores, todo todo es genial, mil gracias Xindas, es fabuloso! ya dije que me encantó?.. besos

    ResponderEliminar
  3. Uoh... sin palabras. Como dijo, todo es relativo, y me han gustado las dos 'versiones' de esa convivencia entre creador y máquina.

    ResponderEliminar
  4. Bueno yo tengo así... reflexiones... salteadas...

    Tanto el post, como el enlace están muy bien. Respecto a la entrada no se que decir, ¿debería ir contra la máquina?, ¿es lo mismo pensar que sentir?, ¿Debo pensar que existe una relación de amor recíproca cuando uno de los participes no siente (no tiene sentidos)?...

    En cualquier caso, yo me cambiaría de planeta antes de que una máquina criara a mi hijo.

    Sin embargo en la segunda paginita, la del enlace, estoy de acuerdo con la máquina. ¿Iria ahora en contra del humano?. No se...

    Pero lo que dice ese conferenciante si me parece un poco "idiota". Pensar que el nivel de "tontura" de un individuo, se debe de calcular en función de las emisiones utiles a la sociedad receptora de esos mensajes, es cuanto menos cuestionable.

    O será que yo como tengo la firme intención de seguir diciendo muchas tonterias, quiero justificarme... También puede ser.

    Siento si mi comentario no estuvo muy lúcido, ultimamente no estoy muy brillante.

    De cualquier modo, aquí le dejo un montón de besos para que se le olvide.

    ResponderEliminar
  5. Hace falta, Su Majestad, más inteligencia para aprender de una lágrima que para convertir plutonio en electricidad, pero los idiotas lo olvidan y crean máquinas con su mismo nivel de memoria, que llaman inteligencia, aun sin lograr relaciones válidas entre los datos recordados. Un respetuoso saludo.

    ResponderEliminar
  6. DDmx: ¿Cómo decírselo sin que suene obvio? Ame usted a quien quiera.

    Adriana: Sabíamos que le iba a encantar. Nos alegra constatarlo.

    Ainhoa: Siempre hay una nueva perspectiva. La suya, por ejemplo, que tanto nos gusta.

    Chocolate: Cierto, usted no se queda quieta.

    María: Sus aportaciones son siempre lúcidas y brillantes. Sepa usted que en 2036 se siguen discutiendo sus interrogantes.

    Ignacio: Como usted bien dice, esa memoria sin lágrimas es incapaz de hacer del Homo sapiens un ser humano.

    Salud. Gracias por sus aportaciones. Besos y abrazos a todos y a todas.

    ResponderEliminar
  7. Ayss que decir, por mucha maquinita que haya el ser humano es insustituible, ya que la maquina es una creación del mismo.

    No recuerdo el nombre, pero había una peli sobre el tema, al final gana el ser humano :) b7s

    ResponderEliminar
  8. jajajja si me quedo quieta me convierto en estatua

    ResponderEliminar
  9. Será posible esta conversación en un futuro, quizás los primeros lectores de Julio Verne pensaron lo mismo.
    Encantada de pasar por sus dominios majestad.
    Salud.

    PD. Me gustó mucho el enlace, que no se diga que no hay alternativas.

    ResponderEliminar
  10. Thunderbird: ¿No sería Pinocho? Es la única que no recordamos. Jajajaja, b7s.

    Chocolate: Un moái muy dulce, en su caso. Gracias por regresar.

    Joplin: Siempre hay alternativas. Siempre las hubo. Siempre las habrá. Salud.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.