jueves, 23 de febrero de 2012

En el esplendoroso horizonte de la bucólica mirada


Pentti Arajärvi, marido de la presidenta de Fuentelisendo, fue pillado curioseando el escote de la princesa Garza de Octopus. La anécdota ocurrió el pasado 15 de enero de 2036 y fue recogida por los fotógrafos presentes en el evento.

No estaba siendo un picnic muy entretenido en Corcos en el cumpleaños de Colibrí, aunque sus hermanas intentaran amenizarlo con canciones y los pajaritos volaran piu-piu y los niños jugaran; y Pentti Arajärvi, marido de Tirria, un poco ensimismado bajo los efectos de la tarta de cumpleaños, buscaba con la mirada un punto en el que fijar su atención. Y lo encontró en el escote de su compañera de mesa, Garza, la primogénita de Xindansvinto, que lucía un elegante vestido negro con una insinuante abertura en pico.

Arajärvi desvía su mirada y se encuentra alegremente con el canalillo de Garza, esposa del excéntrico terrateniente Randa. Se detiene a observarlo y, mientras busca un nuevo ángulo que le permita tener una mejor perspectiva de los pechos de la princesa, ésta se gira de improviso y se da cuenta de la indiscreta mirada del sátiro. Sorprendida y visiblemente incómoda, la heredera a la corona octopusiana se tapa con la mano izquierda el pecho y se ajusta el escote del vestido. Avergonzado, el marido de la presidenta de Fuentelisendo procura disimular desviando su mirada hacia el techo y el frente, tralarí tralará.

8 comentarios:

  1. parece que tenía frío, la princesa Garza...

    ResponderEliminar
  2. Papelonazo!! Y ella se dió cuenta al vuelo :))
    Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Es que las visten como princesas...

    Chancha, sea usted bienvenida. También a nosotros nos llegará nuestro San Martín.

    Gracias a ambas por sus amables visitas.

    ResponderEliminar
  4. Impío, injusto e inmoral? Empiece a correr porque es de los que me gustan a mí :P (lo leí en su perfil)
    Saludo, gracias por visitar mi blog.

    ResponderEliminar
  5. En las cenas de Palacio siempre hay miradas indiscretas...e insinuantes escotes que hacen los deleites de algunos presentes...princesas con vestidos de eso, de princesas...y algún que otro avispado que desvía la atención hacia otros lares más interesantes...
    Besos Querido Rey Xindansvinto (no devie demasiado la mirada, no vaya a ser captado in fraganti xDDD)

    ResponderEliminar
  6. Querida chancha: Corremos, pues, corremos prestos... hacia usted.

    Thunder, querida: Antaño usábamos catalejo, con los años solamente desparpajo. Agradecemos tanto que se deje ver por aquí... Es que nos gusta mirarla.

    ResponderEliminar
  7. Una miradita es una cosa, otra es caerse dentro de tanto asomarse! ajaj

    ResponderEliminar
  8. Con tal de que a ella no le caiga mal... suponemos.

    Gracias por asomarse por aquí.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.