miércoles, 2 de febrero de 2011

El castillo


[...] Las luces. Los colores. Telas. Alfombras voladoras. Flores. [...] Voy a gritar. Pregunto. Toco. Digo lo mismo de siempre. No comprenden. Sigo, vuelvo, pregunto, no comprenden. «¿Tienen antinas? ¡Eh, Gregorio!» Sigo, vuelvo. Demonio, no comprenden. «¡Digo antinas! ¡...tines!» Vienen van y vienen...


5 comentarios:

  1. Si hablasen todos el mismo idioma la cosa sería más simple, pero no es así... Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Octopus Road_??? Gracias Majestad por darnos las coordenadas de su reino, pensaba ya que debía guiarme por las estrellas, pero es más fácil así...nos dicta el camino, Majestad?

    Si consigo aclarame con su mapa , aseguro que iré a veros. Un beso Majestad, lindo reino el suyo.

    ResponderEliminar
  3. Los errantes ahora disponen de su posicion exacta. Hay que sacar el antiaereo. El texto me ha gustado muchisimo, no sé si es suyo.

    ResponderEliminar
  4. ¿En 2036 los seres humanos han conseguido comprenderse y tratarse fraternalmente, o siguen llevando "babelos"? Babelos de la torre de Babel, aclaro por si no se me comprende.

    Haya salud y alegrías en su reino, Majestad.

    ResponderEliminar
  5. Ignacio: Más simple sí, pero también más pobre, la cosa. Un abrazo.

    Thunderbird: Llevamos varios años engalanando sus aposentos con sedas, flores y fragancias, y ahora nos viene con esas... Besos.

    DDmx: Las palabras las escribió Blas de Otero (1916-1979). Para más información, puede seguir el enlace de su nombre. Un abrazo.

    Acapu: Observe que la confusión que dio nombre a Babel es genuinamente heterónoma. Los seres humanos tienden a apoyarse mutuamente cuando son libres. Besos.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.