viernes, 5 de abril de 2013

La falacia y el currículum (III)

Si la entrevistadora es mujer, el currículum es una buena carta de presentación y, en muchos casos, esta primera impresión acerca del postulante será la que le sitúe en la lista de candidatos o de descartados. Contrariamente a la creencia popular y las expectativas de muchas mujeres, el currículum no es una habilidad natural con que se nace. El currículum es una técnica aprendida, por lo que sin una mínima dedicación para enseñarlo o aprenderlo no es posible disfrutar de sus beneficios. Cada mujer es diferente en gustos y aversiones; así que no importa cuán bueno o buena fue alguien con su currículum en el pasado, deberá reaprender su técnica con cada nueva demandante. Aunque sea correcto destacar aquellos aspectos que nos gustaron anteriormente, no es muy aconsejable alardear ni hacer comparaciones.

Históricamente, el origen del currículum como carta de presentación suele asociarse a los juglares. Los juglares, por su condición de artistas ambulantes y su célebre picaresca, acumulaban ricas y variadas experiencias de todo tipo, recorriendo desde humildes aldeas hasta fastuosos palacios. Artistas del entretenimiento, los juglares no sólo dominaban la declamación, el canto, la música instrumental y el ars amandi sino que también eran saltimbanquis, lanzadores de cuchillos, equilibristas, domadores, etc., lo que les hacía especialmente codiciados por las hijas célibes de los grandes mandatarios, aburridas del amor cortés y las hazañerías mojigatas tan propias del espíritu caballeresco de los héroes de las cruzadas. Así pues, cuando los juglares acudían a palacio, debían postrarse a los pies de la dama, meterse bajo sus faldas y ofrecerle su mejor currículum que demostrara, entre otras cosas, su dominio de la lengua vernácula.

Gervasio Mustacchi.
Asimismo, la moda de usar mostacho se popularizó gracias a Gervasio Mustacchi Dansmünchhausen, queriendo significar con sus gruesos bigotes lo versado que estaba en estos menesteres. Aristócrata venido a menos, políglota y de refinada educación, Mustacchi se alistó al ejército siberiano desde donde comenzaron a circular varias historias increíbles sobre sus aventuras, por lo que, en adelante, se prohibió el rasurado del labio superior a los soldados.

La comunicación es muy importante para hacer un currículum satisfactorio. La perceptora debe guiar con instrucciones detalladas y exactas si espera obtener lo que quiere y necesita. Sonidos, chasquidos, jadeos, gestos con las manos, movimientos del cuerpo, caricias indicativas, etc. complementan las instrucciones verbales. Algunas mujeres temen ser demasiado demandantes, pero tampoco han de permanecer insensibles a los esfuerzos demostrados. Igualmente, la falta de interés y entusiasmo frente al asunto, la pasividad o la indiferencia del aspirante, son los errores más comunes en muchas ocasiones y conllevan a la no contratación de muchas personas. Para evitar estos errores, cualquier currículum se puede clasificar según estilo y sabor en diferentes tipos: basic, classic, mini, gourmet, exótico y selección. Una vez que encuentre una forma de estimulación que le sea placentera, manténgala en ritmo e intensidad hasta que ella experimente el orgasmo (si ella quiere, pues no siempre es necesario para disfrutar). Como su lengua puede cansarse, asegúrese de usar labios y lengua para acariciar y chupar sus delicados tejidos alternativamente.

6 comentarios:

  1. Una gran entrada, muy instructiva jeje.

    ResponderEliminar
  2. A eso lo llamo yo un profesional bien preparado.

    ResponderEliminar
  3. Yo manejo varias lenguas vivas y varias lenguas muertas, mi cunni-culum es admirable, jajajajaja, una broma
    Salud, m.i.

    ResponderEliminar
  4. Devastiel: Nos congratula que así se lo haya parecido. Siga disfrutando.

    Adriana: Nos halaga con su apreciación. A sus pies...

    Anónima Mente: Le felicitamos por ello. Según Wittgenstein, el universo tan sólo está limitado por la lengua. Salud, pues.

    ResponderEliminar
  5. Así que siempre hay que estar dispuesto a aprender aptitudes nuevas para incorporarlas al currículo... Y que no decaiga.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  6. Nosotros no lo hubiéramos dicho mejor. Saludos.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.