jueves, 2 de mayo de 2013

La sangre de los héroes tiñe los campos de la historia

Es un general que viene a buscar sitio para disparar. En el campo está y avanzando va, menos no podía ser. Agapito está con su mulo Juan que no se quiere mover. Y ese militar que quiere pasar y se empieza a impacientar: Salga usté de ahí, hágame el favor, respete la autoridá. Agapito que se arrasca el pito y el mulo que mira mal. Agapito, muy tranquilo: Va, Juanito, muévete. Siempre me viene con prisa esta gente de ciudá. Este mulo cabezota que no se quiere mover... Tenga un poco de paciencia, espérese un poco usté.

Salga usté de ahí, hágame el favor, respete la autoridá. Agapito que se arrasca el pito y el mulo que mira mal. Llama la patria, hierve la sangre en las venas del soldado que tiene muy poco aguante. En nefasta maniobra se pone detrás del mulo que de una coz bien potente le manda a tomar por culo.

Mira qu'es negao, cómo pasa por detrás. Este mulo mío nunca tiene mucha prisa. Hay que andar con ojo que estos bichos nunca avisan. Los aldeanos en la tasca se parten la polla: Ese mulo tuyo es del pacto de Varsovia. Ese general en el hospital tendrá tiempo de pensar que los mulos nada entienden de estrategia militar.

5 comentarios:

  1. Me cae bien el animal, sólo por la coz que le ha pegado al general.

    ResponderEliminar
  2. Devastiel: No es de extrañar. El mulo es un animal hermoso e inteligente.

    Adriana: Es un mulo demasiado bello, por lo visto. Desata pasiones.

    ResponderEliminar
  3. Bruto como el sólo el pobre milico.

    Siempre lo he dicho, las personas que gustan de las armas, no son dignas de confianza.

    La historia ganaría mucho si la redactaras en verso, según me parece, pero es sólo una opinión.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Usted abre aquí el eterno debate sobre si algo es cuento o historia. Lo retomaremos, no lo dude.

    En un principio su origen fue lírico, con su música y todo, y la voz de Evaristo Páramos. Nuestros escribas, haciéndose los eruditos, ejercieron por un momento de historiadores lo que siempre fue tarea de juglares. Salud.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.