viernes, 22 de mayo de 2015

Octopus 2014-2033, crónica de un colapso

Michael Joker nació en Bath en 1968. Historiador de formación, durante muchos años ejerció el periodismo. Entre 2000 y 2033, casi de forma ininterrumpida, vivió en Octopus, en donde cubrió los primeros efectos de la crisis financiera, la guerra civil de 2016, la abdicación de Xindansvinto, el gobierno tecnócrata subsiguiente y el colapso final del país. Falleció en Argentina en 2034, a consecuencia de la contaminación radioactiva, antes de que se publicara la segunda de las veinte ediciones de su obra Historia de Octopus, 2014-2033. Crónica de un colapso.

Este libro es una de las pocas obras que se interesan por los turbulentos años que mediaron entre el milagro económico y una crisis sin fondo que condujo, en el decenio de 2030, al colapso —uno más— en un país de la periferia marciana. Constituye un clarificador relato de los cuatro procesos principales que están en el origen de ese colapso: una crisis social agudísima, el asentamiento de prácticas dictatoriales, las consecuencias indelebles del cambio climático y el encarecimiento incontenible de las materias primas energéticas. E ilustra a la perfección la insolidaridad de quienes, recién iniciado el siglo XXI, prefirieron ignorar la corrosión terminal del capitalismo y dejaron dramáticamente en el olvido los derechos de las generaciones futuras.

5 comentarios:

  1. Uy, se parece al colapso Venezolano, solo que no gracias al capitalismo sino a las practicas dictatoriales y el intento de controlar lo incontrolable.

    ResponderEliminar
  2. Cualquier parecido con la vida real es pura concidencia.

    ResponderEliminar
  3. Adriana, Taty: Como afirmaba Paul Valéry, «no hay poder político capaz de fundar el orden por la sola represión de los cuerpos por los cuerpos. Son necesarias fuerzas ficticias»; que no son simples ilusiones, mentiras o espejismos, sino potencias configuradoras de realidad.

    ResponderEliminar
  4. El futuro no se ve nada halagüeño. A decir verdad el presente tampoco lo es.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El presente no es más que dejar en pasado la cotidiana sucesión del futuro.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación.
No se modere, nosotros no lo hacemos.