viernes, 15 de septiembre de 2017

La vida secreta de las piedras (II)


He oído y no sé,
si ponerme triste,
enfadarme o llorar.
He oído que no tienes vida,
que eres fría, pesada, oscura.
Pero mi contacto te despierta,
mi caricia te aviva,
te aligeras en mi regazo
y te elevas en mi hombro.
Mi querida piedra.

Iñaki Perurena

3 comentarios:

  1. Hay piedras que parecen tener más humanidad que ciertas personas. Algunas parecen más vivas y otras simplemente resultan más amables.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación. No se modere, nosotros no lo hacemos. Utilice los medios a su alcance, sus expresiones más bizarras (no importa como entienda esto). Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Rompa el aislamiento.