sábado, 7 de diciembre de 2013

Alfabetización

Pintada y fotografía: Neorrabioso.
De camino al trabajo, un padre lleva a la escuela a su hijo pequeño de la mano. El niño acaba de aprender a leer, y va recitando los nombres de las tiendas... El niño va contento, maravillado por el poder recién adquirido. El mundo no tiene secretos para él. Al lado lleva a su padre, en silencio. Li-ber-tad, lee en la pared, escrito en letras negras y algo torcidas. En su mano siente de inmediato que ha hecho algo malo. No sabe qué.

Xabier Montoia

5 comentarios:

  1. Los niños tienen una particular forma de descubrir el significado de las palabras, quizá más aunténtico que una explicación didáctica, así son ellos.
    Tierno post con un final inesperado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ambos hicieron algo malo, el padre y el hijo.

    ahora habría que definir quién es el pero de los tres.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  3. ¿Habrán sabido enseñarle, habrá sabido aprender? ¿Hay algo que merezca la pena ser leído si no va a ser vivido?.

    ResponderEliminar
  4. El final es un dardo que hace estremecer, tanto si el niño tiene libertad como si no la tiene.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. es mejor morirnos todos, libertar al mundo de nuestra raza aberrada.

    ResponderEliminar

Cualquier cosa que nos diga es una gran aportación. No se modere, nosotros no lo hacemos. Utilice los medios a su alcance, sus expresiones más bizarras (no importa como entienda esto). Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Rompa el aislamiento.